Procesos para «testear» un software

El testeo o testing consiste en recabar la información necesaria para optimizar el sistema que se está probando. Debido a que la industria de software presenta un crecimiento vertiginoso, los desarrolladores de software se ven obligados a actualizar sus conocimientos constantemente y estar al tanto de las últimas tendencias para estar a la vanguardia en lo que a software se refiere.

Se define, además, como una materia dentro de la ingeniería de software, facilitando la obtención de procesos para ejecutar un programa o aplicación, así como también, el método de trabajo para identificar errores. En términos más simples, se trata de validar y comprobar el funcionamiento de un software o aplicación. Este proceso es simultáneo al proceso de desarrollo, es decir, a medida que se crea se deben aplicar pruebas a fin de evitar fallas en su funcionamiento y corregir los defectos antes de lanzarlo al mercado.

La calidad del software es vital para alcanzar el éxito, por lo que el testeo permitirá evaluarlo siguiendo los lineamientos y utilizando la información recolectada por los usuarios. Además, como se ha dicho anteriormente, el testeo ayuda en el proceso de desarrollo del software puesto que facilita la identificación de los errores para su corrección inmediata. Sin embargo, aun cuando para muchos el testeo pueda significar una gran inversión, el beneficio a largo plazo y el mantenimiento de la plataforma es más económico

Ahora bien, el testeo implica una serie de actividades que deben realizarse durante y después de aplicar las pruebas. Estas actividades consisten en planificar y controlar, escoger las condiciones de las pruebas, proyectar los casos y resultados esperados, tramitar los casos de prueba, elaborar los informes y, finalmente, cerrar los ciclos.

Los objetivos del testeo

El testeo permite lograr los siguientes objetivos:

  • Buscar las imperfecciones,a fin de resolverlas y eliminarlas.
  • Asegurar la calidad del software,para generar confianza en los clientes.
  • Prevenir al cliente,en caunto a las fallas que no pudieron resolverse.

Los procesos de testeo de un software

Cuando a procesos de testeo se refiere, existen docenas, sin embargo, destacaremos cuatro que han de ser los más esenciales para crear un software realmente funcional:

  • Prueba unitaria. Esta se aplica sobre el componente más pequeño del sistema. Se prueba cada elemento a propósito de asegurar su correcto funcionamiento. Su objetivo es evaluar cada parte y determinar si funciona a la perfección. En la actualidad, ha cobrado más auge y lo utilizan diversos desarrolladores, además de los Agile.
  • Pruebas de integración. Su finalidad es comprobar la funcionalidad y seguridad entre los componentes integrados y determinar los inconvenientes que pueden suscitarse cuando las unidades son combinadas. Estas se basan, principalmente, en pruebas unitarias con bases de datos.
  • Pruebas funcionales. Su principal propósito es comprobar que las características del software funcionan correctamente de principio a fin. Son vitales para garantizar la calidad del software y corroborar que funciona tal como el usuario espera.
  • Pruebas de rendimiento. Estas pruebas tienen como finalidad determinar el funcionamiento del software en lo que a estabilidad se refiere, además de medir cuan seguro puede ser, así como también, su eficiencia.

Estos procesos de testeo, como se han descrito, garantizan a los usuarios que el software funciona correctamente, es seguro y eficaz. Aunque, se debe tener presente que, a futuro, pudieran presentarse diversas circunstancias por diferentes razones.

Los principios del testeo o testing

En pro de lograr los objetivos del testing, se deben considerar estos principios elementales:

  • Muestra las imperfecciones o errores que existen dentro del software, y disminuye la posibilidad de que surjan errores ocultos.
  • Las pruebas se hacen desde el inicio, y deben enfocarse en objetivos claros ya establecidos.
  • Todas las evaluaciones dependen del contexto en que se ejecutan.
  • Crear nuevos casos de pruebas permitirá descubrir nuevos defectos en el software, pues, cuando se repiten las mismas, estas en algún momento dejarán de hallar nuevos defectos.
  • Hallar y corregir los errores no es suficiente cuando el software no cumple los lineamientos ni satisface las necesidades de los usuarios.
  • Informar sobre los problemas de mayor impacto en el costo del software.

Entonces, para que las pruebas de software sean efectivas se deben considerar y tener presente los principios ya descritos. No obstante, sucede que muchos los olvidan, debido a la tensión generada por los costos, falta de experiencia, fechas de entrega, entre otros factores; provocando así un efecto nocivo en el testeo, pues estos pierden sentido cuando se aplican solo para no tener futuros errores pero no para hallarlos.

En síntesis, los procesos de testeo solo son exitosos cuando se hallan defectos, de lo contrario, no se lograrán los objetivos establecidos.

La importancia del testeo

Las pruebas de software son imprescindibles para hallar los errores que pueda tener el mismo y comprobar si este cumple con los lineamientos establecidos por el cliente. Esto contribuye en la corrección de los mismos a fin de entregar un software de alta calidad y eficiencia.

Ahora bien, existen muchas otras razones por las que, a pesar de realizar un buen proceso de testing, el software trabajado no resulte optimo para el cliente. A continuación te las describimos brevemente:

  • El cliente no sabe lo que quiere con exactitud. Cuando tu cliente no tiene una idea clara (ya sea que tenga muchas o ninguna), puede desembocar en un buen software que no sea del agrado de tu cliente, o bien, en un software que tu cliente adore pero que realmente no le resulte optimo.
  • Trabajo bajo presión. Bien sabemos que, en muchas ocasiones, esto resulta beneficioso cuando a rendimiento se refiere. Sin embargo, cuando hablamos de calidad, la tranquilidad en nuestro espacio de trabajo y, la de nosotros mismos, juega un rol muy importante.
  • Poca o mucha experiencia. Sí, suena extraño; pero, cuando tenemos muy poca experiencia en alguna actividad, sea cual sea, solemos pasar por alto muchos detalles debido a la desinformación y/o poca practica. Asimismo, cuando tenemos mucha experiencia, generalmente actuamos de manera automatizada, lo cual aumenta —en la mayoría de los casos— el riesgo de error humano.

¿Has aprendido con este artículo? ¡Compártelo con tus colegas!

Deja un comentario